domingo, 5 de diciembre de 2010

LAS HERRAMIENTAS DEL APRENDIZ

Las herramientas del Aprendiz


http://www.fideliteprudence.ch/rituel_01.htm#CHAPITRE 4

LA REGLA GRADUADA



Necesitamos herramientas, para estar burilando nuestra piedra bruta, es decir, hacer el autoconocimiento para tener el control de sí mismo.
En el Libro del aprendiz, en el capítulo titulado “cuáles son las herramientas de los Aprendices” se cita: La Regla graduada, el Martillo puntiagudo y el Compás.
Estudiemos “La Regla graduada”.
Se ha precisado “que por medio de la regla graduada, el Aprendiz determina las dimensiones de piedras que aporta al edificio y juez si son susceptibles adaptarse a la construcción. Pero el Aprendiz sagaz aplicará a sí mismo esta norma tomando como punto de comparación al hombre más perfecto quien conozca o también el ideal que guarda en su corazón.
Eso no dejará de llevarlo a la modestia, ya que verá así cuánto tiene aún que mejorarse.
La regla se divide en 24 partes iguales, correspondiendo a las 24 horas del día.* se logra la lección que el Francmasón, consciente de la fuga del tiempo, debe emplear juiciosamente todas las horas del día, o para su trabajo, o para su descanso, o para sus empleos masónico.
Es con sabiduría que compartirá su tiempo con el fin de estar en condiciones de realizar todos sus deberes; y nunca se limita sólo olvidará su tiempo, que mañana será quizá el día o una fuerza ineludible le arrancará las herramientas de las manos”. * Un tercero (8 horas) consagrado al estudio y a la meditación, un tercero consagrado al servicio de los hombres y un tercero al descanso.
Según Ragon, “la Regla simboliza el perfeccionamiento; sin regla, la industria sería aventurera, las artes serían defectuosas, las ciencias sólo ofrecerían sistemas incoherentes, la lógica sería caprichosa y vagabunda, la legislación sería arbitraria y opresiva, la música sería discordante, filosofía no sería más que una indeterminada metafísica y las ciencias perderían su lucidez”.
En cuanto a Gédalge (Diccionario Rhéa, 1921), define la Regla como “el símbolo de la rectitud, el método, la ley”. Me parece que no hay mejores definiciones relativas a la Regla graduada que lo que precede.
Precisemos aún que la Regla graduada es unas herramientas activa y produce beneficio al espíritu.
Cómo llevar a la práctica, en Logia y en nuestra vida profana, el simbolismo de la Regla graduada. Dos ideas vienen al espíritu. Hay un objetivo de perfeccionamiento por una parte, un concepto de tiempo por otra parte.
El perfeccionamiento es la terminación, la coronación, la expansión, la excelencia, la madurez, la bondad, la belleza, el absoluto. Para alcanzar el perfeccionamiento, hay una Regla de oro: “Haz lo que tienes que hacer”.
Eso significa que cuando el Francmasón trabaja, su espíritu vagabundea. Deben concentrarse sobre su tarea, que eso esté en su Logia o en el mundo profano. Esta actitud les permitirá aplicar el segundo objetivo, la Regla de oro del concepto del tiempo: “Vive el tiempo presente”

Un medio de alcanzar la perfección y de vivir el momento presente es pasar cada día como si era el último. Y en este espíritu, toman para norma nunca de no ser agresivo, tener la justicia como norma, la regularidad de una conducta positiva y constructiva. Huya de los comportamientos negativos, las críticas.

Favorezca los valores humanos y espirituales y este trabajo dará resultado.

Comprenderán entonces lo que significa en masonería “recibir su salario”.

Tome la práctica de aplicar en la vida corriente el simbolismo de la REGLA GRADUADA, tomando conciencia DE LO QUE HICIERON, AQUÍ Y AHORA, EN el MOMENTO PRESENTE. Es el mejor medio de preparar su futuro, sabiendo por otra parte que se les limita el tiempo.


El MARTILLO PUNTIAGUDO (Laie)



El Cincel y el Mazo son las herramientas del Aprendiz, llamado también el Martillo puntiagudo.
Es con ayuda del Cincel y el Mazo que el Aprendiz talla SIN DESCANSO la Piedra Bruta. Simbólicamente, eso significa que el Aprendiz debe transformarse por el trabajo sobre sí mismo, suprimir, a través de tenacidades, las “asperezas” de su personalidad, hasta el día en que la piedra será cúbica y fina.
Ahí tienes, esquematizados, los sentidos simbólicos que se pueden asignar a estas dos herramientas, según Oswald Wirth.

Es necesario saber que el cincel a menudo debe afilarse. Eso significa que será necesario revisar sin cesar los conocimientos adquiridos. Deben emplearse los conocimientos adquiridos, si no la intelectualidad sigue siendo pasiva.
Es necesario siempre tener al espíritu que el primero objetivo de la Francmasonería es construir el “Templo ideal”, es decir, el Hombre en primer lugar, la Humanidad a continuación. Para eso, el trabajo esencial del Aprendiz albañil es estar cortando, arreglando la piedra bruta, y las dos herramientas, Mazo y Cincel, le son indispensables.
El uso del Cincel, sin el Mazo, es prácticamente nulo. En Logia, el Mazo utilizado a la forma de un Tau griego y debe ser de madera de gran dureza, dejándole su color natural. Es interesante indicar que el símbolo de la madera es la firmeza y la perseverancia.
En los Trabajos de la Logia, el Venerable y los Vigilantes son portadores del Mazo. Simboliza su poder.
El mazo se usa en la mano derecha y se dirige hacia el hombro izquierdo. Esta posición da la Señal de la Escuadra.
El Mazo actúa de una manera discontinua, es decir los golpes no son inevitablemente regulares, continuos. Eso significa que el esfuerzo quizá ininterrumpidamente. ¡Porque una presión continua sobre el Cincel privaría a éste toda su eficacia!
Los Vigilantes recorren sus columnas portando el Mazo, para detectar si un profano se hubiera infiltrado en el Templo, pudiendo imponerle una sanción severa con ayuda del Mazo.
Los Mazos sirven para causar ondas sonoras y se darán con determinado ritmo según los grados y los rituales.
Y ahora que conocen el significado simbólico del Mazo y el Cincel: A TRABAJAR MIS HH.·. dediquen todos sus esfuerzos a su perfeccionamiento, suprimiendo sus debilidades, pasiones y malas prácticas. (No olviden el consejo de Sénèque: “Debemos regular nuestra vida como si todo el mundo lo observara; pensar como si alguien pudiese leer en el fondo de nuestros corazones”.


Un gran número de obras masónica sólo mencionan la regla graduada y el Martillo puntiagudo (Laie) como herramientas de los Aprendices. No obstante, en el Libro del Aprendiz publicado por el GLSA “la regla graduada y el Martillo puntiagudo no sirven a nada si no se utiliza el Compás”.
Se precisa que también “simboliza la unidad armoniosa a las piedras laboriosamente cortadas. Es la virtud del compás que los une y que garantiza la solidez del edificio. El amor, la solidaridad, la fidelidad deben unirnos estrechamente, para poder ayudar las nuestras y acercarnos en un espléndido esfuerzo común de la perfección.
El amor es la coronación de nuestra obra y sin el no podríamos trabajar verdaderamente en los hombres”. Trabajar verdaderamente en muchos hombres es nuestro objetivo final.
Es con este fin que se iniciaron como Francmasones. ¡Es necesario nunca olvidarlo!
El Compás, uno del más antiguo instrumento inventado por el hombre, sirve para trazar círculos, para adoptar y para prorrogar medidas. Según J. - M. Ragon “con el Compás, se describen círculos que indica claramente el centro, el valor de los rayos y la del diámetro. Intelectualmente, el Compás es la imagen del pensamiento en los distintos círculos que recorre; las separaciones de sus ramas y sus aproximaciones figuran los distintos métodos del razonamiento que, según las circunstancias, deben ser abundantes y amplios, o precisos y apretados pero siempre claros y persuasivos”. Por lo tanto, el Compás, por sus puntas y la separación de sus ramas, indica su influencia sobre la materia.
El Compás, herramienta ACTIVA, es pues el símbolo del Espíritu y su poder sobre la Materia. En masonería, el Compás está abierto a 45°, 60° o 90°. Abierto a 180°, se convierte en una línea derecha y no tiene más utilidad. Al limitar la apertura del Compás a 90°, se significa por allí los límites que el hombre no sabría pasado. En efecto, el ángulo de 90° reproduce la Escuadra. Estudiarán la Escuadra posteriormente, pero sabrán que la Escuadra es el símbolo de la Materia. En Logia de Aprendices se coloca la Escuadra sobre el Compás. Eso significa que para los Aprendices, la Materia domina aún el Espíritu y que no se pueden lo pedir lo que sinceridad y confianza. El objetivo final es que el Compás esté colocado sobre la Escuadra, así como lo descubrieron seguramente en ilustraciones masónicas.
¡Es necesario aún precisar que en los tres primeros grados de la masonería, el Compás está abierto a 45°, porque alcanza incluso el 3.o grado, la soberanía del Espíritu sobre la Materia es muy relativa!
Durante su iniciación en el 1.o grado, en la confirmación de su juramento, la punta del Compás sobre su pecho izquierdo, sede de la conciencia, se pronunció las siguientes palabras: “Aprenda por la exactitud del Compás a dirigir hacia el bien todas las acciones de su vida”.
En el Libro de Aprendiz, a la cuestión “cuáles son las tres grandes luces de la Francmasonería”, se responde: La Biblia, la Escuadra y el Compás.
A propósito del Compás, se expone, en particular, en el libro antes citado lo que sigue: “Se afianza una de las puntas del Compás firmemente en el corazón del Francmasón, mientras que el otro rastro el círculo inmenso en el cual se incluye la totalidad de los hombres al cual, que los conocíamos o que los ignorábamos, va dirigido nuestro amor. Similar al círculo que es infinito, nuestro amor del próximo, del Hermano, debe ser sin límites”.
Se reitera que para nuestra Logias, las tres grandes luces son el sol, la luna y el Venerable Maestro.

No hay comentarios: